domingo, 15 de junio de 2008

Cinco años después... Bon Jovi

Diseño de la camiseta: Mío

Las colas de las diferentes puertas de acceso al Estadio Olímpico de Barcelona eran muy largas. Lo que hace sospechar que si la promoción hubiera sido como debía, habría venido mucha más gente.

Las puertas para los que habían comprado una entrada Golden Circle se abrieron a las 6 de la tarde y los primeros teloneros comenzaron a sonar a las 18:45. Savia cedió el testigo a No Way Out y éstos a los importantes de esta crónica: Bon Jovi.

A las 9 de la noche, el grupo de New Jersey salió al escenario con fuerza. El primer tema que sonó fue “Lost Highway”, tema homónimo a su último disco. Con los primeros acordes comenzaron las cámaras de fotos enfocando al escenario, los saltos, los gritos… No hacía falta que Jon animase a las más de 50.000 personas que nos encontrábamos en el estadio; y aún así, Takamine negra colgada, alzó las manos para gritar ese “hey, hey!” con el que empieza la canción. El concierto tenía buena pinta. Es muy importante cuando se aprecia el buen humor del intérprete y se notaba.

La segunda canción fue “Born To be My Baby”. Tema del New Jersey y que ya desde el primer momento hace brincar al personal. Una vez más, fue inevitable no hacerlo.

Terminado el tema, Jon comenzó a dirigirse al público, animándole y presentando la siguiente canción: “You Give Love A Bad Name”. Clásico donde los haya, en el que el público siempre tiene un papel protagonista. Destacar en este tema el solo de guitarra de Richie Sambora.

Raise Your Hands le tomó el relevo. Si la anterior canción es característica por cañera, ésta otra, además de serlo, es muy optimista. Como su propio título indica, las manos tenían que estar bien arriba, y lo estuvieron. Además, Jon se tomó la licencia de autor para modificar el contenido de la letra y en una frase cambió Tokyo por Barcelona. Un guiño, sin duda, a la ciudad en la que se encontraban actuando.

El disco Crush también tuvo presencia en este concierto gracias a la canción “Captain Crash And The Beauty Queen From Mars”. Un tema que cumplió su función de animar al personal, y sólo había que seguir las instrucciones de Jon: Manos arriba y moverlas de izquierda a derecha. Él marcaba el ritmo.

También lo marcó en el inicio de “I’ll Sleep When I’m Dead”. Una manera de matar dos pájaros de un tiro porque así volvió a dirigirse a nosotros y a animarnos. Se empezaba a notar el calor. Este tema lo cantó sin cazadora negra con publicidad del disco de la gira. Pero como dice la canción, no hay que parar. La entremezcló con Rocking All Over The World, un tema siempre animado que hace cantar ese “I like it, I like it, I like it”…. No decepcionó. Retomada la canción inicial, guitarra colgada, manos en alto, e interlocución con los asistentes, fue momento de confesar que debían de haber venido antes a tocar aquí, viendo la buena réplica de los que estábamos allí.

Un “A long, long time ago” anunció la siguiente canción. Comenzaron a sonar los acordes de “Runaway”, primer éxito del grupo, y que no podía faltar en el concierto. Es curioso que a pesar de ser un tema tan antiguo, siga sonando con la misma fuerza que en el 84. A ritmo de esta canción comenzó a anochecer.

Blaze of Glory” fue el siguiente tema. Canción que aunque es de Jon en solitario se ha convertido en un clásico en los conciertos. Nos hizo teletransportarnos al más lejano oeste a rimo de las letras y melodía, y aún sí regresar a Barcelona al instante a cantar.

Whole of Leaving”, último sencillo del Lost Highway, tuvo su lugar en el set list del concierto… Para ceder el testigo a la canción que yo estaba esperando desde el principio. El teclado anunció que comenzaba a sonar “In These Arms”. Es bien sabido que tengo debilidad por este tema. Hubiese sido imperdonable que no la tocasen, pero lo hicieron. En este tema, Jon se movió muchísimo hacia los laterales a cantarla. Y lo hizo como lo requiere la canción: con pasión y sentimiento, y diciendo los baaaaaaaaaaabyyyyyyyyyys que la caracterizan. Tal vez faltara el último…. pero, los que estábamos allí sí que los dijimos.

En todos los conciertos de esta gira están haciendo “regalos” a modo de canciones que no suelen tocar. En el Estadio Olímipico de Barcelona, ese tema fue un cover de Elvis Presley. Jon Bon Jovi y Richie Sambora compartieron micrófono en el escenario y nos deleitaron con un sentido “I Can’t Help Fallin’ In Love With You”. Para quitarse el sombrero.

Había comenzado el turno de las baladas. Era el momento de “Bed of Roses”. Precioso tema del disco “Keep The Faith” en el que se pudo apreciar la buena voz de Jon en el concierto y la actuación con sentimiento.

Cambio de registro. “We Got It Going On”. Tema muy festivalero del último disco del grupo. Sin ser una canción muy relevante, cumple su función en un concierto. Los pies se mueven prácticamente solos. La emoción y la situación se encargan del resto.

It’s My Life” tampoco podía faltar. Se ha convertido en otro clásico de la banda. Lo mismo que “Keep The Faith. En esta ocasión, Jon sustituyó la guitarra por unas maracas. Ambas canciones fueron cantadas por el público desde el principio hasta el final.

Richie Sambora tuvo su momento como solista. Acudió a la llamada de Jon para interpretar “I’ll Be There For You”, aunque antes de empezar a cantar este tema con el estilo bluesero que le caracteriza, saludó al público. Últimamente es bastante raro escuchar este tema en directo con la voz de Jon, y Richie no lo hace nada mal. Además, se le dio bien animar al público.

Si hubiera que destacar la interpretación de un único tema del concierto, esa sería “Hey God”. Tema que abre el These Days. No es que fuera la mejor canción de la noche, pero sí fue la que Jon interpretó mejor: es una canción dirigida a Dios… Y a Dios se la cantó.

Después de un tema roquero como el anterior, fue el turno de uno no menos cañero: “Have a Nice Day. Las pantallas del escenario no dejaron de mostrar el Smirk, imagen del disco, alternándolo con los integrantes de la banda.

Who Says You Can’t Go Home” fue la siguiente canción. A pesar de provocar distintas opiniones entre los fans, en un concierto es muy buena elección. No sólo permite cantar el tema al público, sino que a la vez se produce un juego de “It’s alright”, “It’s alright” entre las personas que están disfrutando del concierto y el cantante, a modo de réplica continua muy animada.

Independientemente de que “Livin’ On A Prayer” sea un tema que no podía faltar en el set list del concierto, hay que destacar la introducción del tema, cantada a capella entre Jon y el público.

Al finalizar el tema se despidieron, pero no podía terminar el concierto. Faltaba aún un tema que no habían tocado y todos queríamos más. Con el escenario completamente apagado, un grupo de asistentes comenzó a pedir “Always, y todo el estadio Olímpico continuó la petición. No podían defraudar. La banda salió de nuevo al escenario y nos concedió lo que pedimos. Sonó “Always.

Wanted Dead Or Alive fue el siguiente tema. Ahora sí que sí. El concierto en teoría estaba terminado… Pero no fue así. “Someday I’ll be Saturday Night” le tomó el relevo. Tengo que reconocer que me encantó que la tocaran. La podría calificar como mi segunda canción favorita del grupo y no me la esperaba a esas alturas del concierto. Terminando el tema y con los instrumentos aún tocando, Jon solicitó la presencia de un doctor en el Estadio. Presentación inconfundible. Is There a Doctor In The House?” anunciaba Bad Medicine”. Otro clásico con final tradicional. El concierto terminó con el tema “Shout” de The Beatles.

Sin duda, fueron dos horas y media de un excelente concierto, que dejó un buen sabor de boca tanto al público, como al grupo. Espero que, al menos, se queden con ese recuerdo. Las más de 50.000 personas que acudimos al Estadio Olímpico de Barcelona el pasado domingo 1 de junio demostramos que es una banda que se merece un trato más respetable del que reciben.

Pequeño apunte: Aunque el diseño de la camiseta que me encargaron para el concierto se parece muchísmo a la portada de la película de Scorsese sobre los Rolling Stones, tengo que decir que la diseñé dos meses antes que se comercializara en este país el film. Tengo testigos.

7 comentarios:

Druid dijo...

La banda mereceria mas respeto del que tiene si dejase de hacer pop y volviese a hacer rock....
Son buenos musicos, saben tocar, saben componer.... pero ultimamente, lo siento, no tengo por donde pillarlos. Su ultimo disco es.... ¿lastimoso?....
Probablemente tendrás ganas de matarme, si es así, hazmelo saber, y te daré número.
Bicos.

EsSa dijo...

No hombre, tanto como eso no... Ya dije en su día que acepto opiniones aunque no las comparta. A mi su último disco me ha gustado bastante... Pero para gustos colores.

Un beso.

Laurock dijo...

Todavía se me ponen los pelos de punta al recordarlo, jajajaja.
Fue lo mejor, y esperemos que vengan prontoooo.
Y por lo del trato que reciben, que razón tienes Essa.

Un besittoooooo!!!!

Y la camiseta es muy chula!!!

Muuaa!!

Bea dijo...

Pedazo de cronica niña!!!

Y pedazo de camiseta!!!

Me encantó el concierto ya sabes :D

Besos!!

EsSa dijo...

Laurock: ¿Verdad? Esperemos que vengan sí... Menso mal que no soy la única uqe piensa igual en lo del trato que reciben.
Un beso.

Bea: ¡Gracias! Sí lo sé.
Besos.

Guzz Lightyear dijo...

Ufff, que bueno. Leyendolo me emocione y puse canciones de bon jovi aqui en la pc. Me hubiera gustado estar alli. demàs, por lo que veo tocaron casi todas mis favoritas.

Besos.

EsSa dijo...

Bueno, si al menos he conseguido transmitirte un buen concierto me doy por satisfecha. Me alegro de que te haya gustado.