lunes, 15 de diciembre de 2014

Desde las gradas

Lo reconozco. Soy de esas personas que cuando van a un concierto, las gusta estar abajo, entre el mogollón de gente, dando brincos, y cuanto más cerca del escenario, mejor. Sin embargo, este sábado fui a uno, pero no compré yo las entradas. Así que, me tuve que conformar con ver el concierto desde las gradas... mi primer concierto desde esa localización. Y, por supuesto, la sensación es totalmente diferente, pero lo más importante de todo es que disfruté muchísimo del espectáculo, porque iba con unas expectativas muy, muy altas y no me decepcionó.

¿De quien era? De Fito y Fitipaldis, en el Bilbao Exhibition Center, mucho más conocido para la gente de por aquí por sus siglas: BEC. Hablaba antes de expectativas, porque a pesar de que este grupo ha dado unos cuantos conciertos por Bilbao y alrededores, es la primera vez que yo iba a verlos. Pero siempre que le comentaba a alguien mi intención de ir, la respuesta era una crítica muy positiva: "te va a gustar", "está muy bien", "son muy buenos", "ya me gustaría ir a mi, pero me quedé sin entradas"... Así que, yo iba con ganas, pero con algo de miedo: "¿y si no son tan buenos?". Pero me gustó, y me sorpendió muy gratamente, ya que debo admitirlo: me gusta su música, pero no era seguidora del grupo a pesar de que me sabía muchas canciones. Sin embargo, me da que a partir de ahora les voy a seguir bastante más de cerca.

Me sorprendió escuchar un tema de Platero y tuve la gran suerte de escuchar la canción de la banda que más me gusta: Antes de que cuente diez. Me llamó la atención que Fito Cabrales cantaba casi todas las canciones enteras y que muy poquitas veces se callaba para que siguiera cantando el público y, además, cambiaba la melodía un poquillo. Todo ello permitía comprobar que su voz estaba en perfecto estado. Pero lo que me encantó fue el trabajo que hicieron los músicos encargados del piano, saxofón y guitarra.

Como digo en mi otra crónica, pelín más periodística, para mí estas dos horas y cuarto fueron como un coctel muy estudiado, y muy bien agitado para que el público disfrute de un producto y se quede con ganas de más... Así que, no me extrañaría nada que esta banda siguiera colgando el "entradas agotadas" en todos sus conciertos.

Antes de que cuente diez - Fito y Fitipaldis

2 comentarios:

Marco A. Beltrán dijo...

Por cierto, ¿has hecho la cuenta del tiempo que llevamos por aquí, de la gente que ya no está o no publica? Yo estoy casi desaparecido pero de vez en cuando siento el mono de publicar.

EsSa dijo...

Sí que lo he pensado, sí... De hecho, a muchos de los que ya no publican los sigo teniendo entre los linkeados, por si algún día deciden volver a publicar... Entre ellos a ti :-)

Gracias por pasarte por aquí, y ¡felices fiestas!