martes, 2 de febrero de 2016

No me olvido... No te olvido

No sé por qué motivo me cuesta tanto escribirte. Ya me costó el día que te fuiste, y me costó hoy hace un año. Puede que sea pronto para hacerlo, o puede que quiera quedarme solo para mi los recuerdos que tengo de ti. Pero sí quiero que tengas una cosa clara: No me olvido… No te olvido.

Me cuesta hasta escoger el título de la entrada. ¿Cómo resumo lo que siento en unas pocas palabras? Si, además, estoy convencida de que ya lo sabes. Sabes que te echo de menos, que me gustaría tenerte al lado, que daría lo que fuera por escucharte hablar y que me dieras consejos, por verte sonreír, por verte un segundo en carne y hueso y no en foto, por abrazarte…

En fin, no gano nada quejándome de lo injusta que es la vida y lo curiosas que son las elecciones de la muerte… Supongo que en el fondo es tan egoísta que te quiere solo para ella, igual que yo soy un poco egoísta al guardarme los recuerdos para mi. Y puede que la muerte ganara el pulso. Puede que lo hiciera… pero doy fe de que fue una dura batalla y que la costó ganarte. Y aún así, aunque consiguiera que te fueras... No ganó del todo porque sólo te fuiste físicamente. En mi corazón, en mi mente… sigues.


 I'll See You Again - Westlife

 

2 comentarios:

Marco A. Beltrán dijo...

Qué dolorosa, qué bonito. Un abrazo.

EsSa dijo...

Gracias...

Un saludo.