lunes, 23 de noviembre de 2009

When We Were Beautiful

“Me gustaría tocar en un desierto y que viniera una multitud”. Así de ambicioso se muestra Jon Bon Jovi en un extracto de la entrevista que le realizan en el documental When We Were Beautiful; y que se puede encontrar en la edición especial de su último trabajo de The Circle.

90 minutos en blanco y negro muestran al líder del grupo sincero y, por momentos, cansado o exaltado. En el documental se hace un recorrido por la gira Lost Highway, recalcando el hecho de que llevan 25 años sobre los escenarios. De hecho, la primera imagen coincide con un concierto en Madison Square Garden la misma semana de su primera actuación en ese mismo estadio, hace exactamente un cuarto de siglo.

Los miembros del grupo son conscientes de que no son los favoritos de los críticos, pero aún así, “sin reconocimiento” se están acercando cada vez más a ellos. En palabras del teclista, David Bryan, esa poca simpatía que despiertan ante la crítica es un aliciente para que Jon siga trabajando y esforzándose en que el éxito no se les escape.

Otra vez, sale el nombre de Jon a relucir porque, aunque suene ambicioso o presuntuoso, es él quien dirige todo. Él es quien a base de “ensayo y error” sigue una “visión”. Y el resto del equipo le ayuda a conseguirla. No les importa o, por lo menos, no les incomoda en exceso que la situación sea así. ¿La razón? Esa “visón” del líder les funciona bien a todos: siguen en los escenarios, siguen vendiendo discos, y siguen consiguiendo que miles de personas canten Livin’ On a Prayer o You Give Love a Bad Name sin música de fondo.

En los 25 años de carrera musical que tiene este grupo de Nueva Jersey han grabado discos muy buenos, y otros que han desorientado a seguidores. Cuando se le pregunta a Jon sobre esto, responde que lo sabe. Ha compuesto canciones que a él le encantan y a sus fans, no; por eso termina haciendo lo que quiere el público, pero de vez en cuando se permite interpretar canciones que desorientan a aquellos que están en el concierto.

Esas canciones, en ocasiones tienen un doble efecto. Por ejemplo, cuando canta Hallelujah de Leonard Cohen consigue un silencio absoluto en el lugar que se realiza el concierto, porque todos “escuchan”. Sin embargo, no solo le gratifica ese silencio, también lo hace el hecho de que el autor de ese tema diga que su interpretación sea la versión que más le gusta de su propia canción.

When We Were Beautiful, además de ser el título del segundo tema del trabajo, es un documental que ratifica cosas que los seguidores intuían, y rebela otras que no y resultan ser interesantes. Una especie de biografía a grandes rasgos, no muy alarmista, que refleja 25 años. Un cuarto de siglo. Es fácil decirlo, pero no lo es conseguirlo.

Hallelujah – Bon Jovi


También publicada en DestinoRock.

3 comentarios:

Tommy dijo...

Esta vez te me has adelantado tu jejejejeje :)

Buen resumen del documental. Ahora queda el concierto del Madison que sale mañana.

Que mesecito llevamos... :)

1Saludete :)

Mª JOSE. dijo...

Nunca me cansaré de escucharlo.
Besazos Essa.MJ

EsSa dijo...

Tommy: Es cierto ;-)

Y tanto que vaya mes, y no solo musical... Ni me acordaba del concierto del Madison... Gracias por recordármelo!

Un saludo!

Mª Jose: Me alegro de que te guste el tema.

Un beso!